Cabecera Avalon Project

FUNDACIÓN ÁVALON - Nº Inscrip. Reg. Ministerio de Cultura: 585

Apoya nuestro trabajo con una                Recibe nuestra Newsletter 

 

 

  Por un auténtico diálogo interreligioso

Clica aquí para ver nuestras Próximas Actividades

Clica aquí para ver nuestros programas educativos

Clica aquí para nuestras Acciones y Eventos Destacados

 

Vídeo de Canal Sur

 

DOCUMENTOS ADJUNTOS

22/12/2006 - Carta de la Junta Islámica de España a Su Santidad el Papa Benedicto XVI

02/01/2007 - Editorial en la website de Proyecto Avalon

11/01/2007 - Editorial en la website de Proyecto Avalon

25/01/2007 - Editorial en la website de Proyecto Avalon

01/02/2007 - Declaraciones del Papa Benedicto XVI en el mismo día en que se celebró la oración interreligiosa ante la mezquita de Córdoba (extraído de http://estrategia.info/fpc/index.php?entry=entry070425-105442)

 

Clica aquí para ver cómo fue la polémica en los medios de comunicación

 

Oración interreligiosa ante la mezquita-catedral de Córdoba

Miembros del Proyecto Avalon entre fotografos, periodistas y cámaras de TV, durante una oración interreligiosa para pedir un auténtico diálogo interreligioso

 

"POR LA RECONCILIACIÓN: POR UN DIÁLOGO INTERRELIGIOSO AUTÉNTICO Y PERMANENTE"

Oración interreligiosa frente a la mezquita-catedral de Córdoba con motivo del conflicto entre el Obispado de Córdoba y la Junta Islámica

Córdoba, 1 de febrero de 2007

Ésta ha sido nuestra acción más polémica, y la que mayor repercusión social y mediática tuvo; todo ello debido a la patente campaña de desinformación puesta en marcha desde sectores afines a uno de los bandos en conflicto.

La petición de la Junta Islámica de España al Obispado de Córdoba para poder hacer oración a título individual dentro de la antigua mezquita (en cuyo interior se construyó posteriormente una catedral, aunque manteniéndose intacta la mayor parte de la mezquita), se tranformó en medios afines al Obispado en una descarada pretensión de "los musulmanes" de compartir de igual a igual el centro de culto. (Véase en Documentos Adjuntos, en la columna de la izquierda, la carta enviada por la Junta Islámica de España al Papa.)

La Junta Islámica sí que había propuesto en un principio la posibilidad de que la mezquita-catedral de Córdoba se convirtiera en un lugar de culto compartido, constituyéndose así en un ejemplo de paz y concordia entre religiones. Posteriormente, redujo sus pretensiones para pedir que fuera un “espacio de oración compartido” entre cristianos y musulmanes. Ya no se planteaba la realización de ritos musulmanes. Finalmente, lo único que se pedía era que, si un musulmán se postraba en el suelo en el recinto de la mezquita para hacer su oración, no fuera expulsado por los guardias de seguridad del recinto, tal como sigue ocurriendo hasta nuestros días.

Mansur Escudero, presidente de la Junta Islámica, recurrió a nosotros en busca de ayuda para una posible mediación, como organización pacifista y como organización (por aquel entonces) de diálogo interreligioso. Dentro del Proyecto nos parecieron justas las pretensiones de la Junta Islámica (que incluso había escrito una carta al Papa que no había recibido respuesta), máxime cuando la Mezquita de Córdoba había sido declarada por la UNESCO "Patrimonio de la Humanidad". Y la Junta Islámica no sólo pedía el derecho a la oración invididual en ese lugar para los musulmanes, sino para cualquier persona de cualquier religión, habida cuenta la inmensa marea de turistas que visitan la mezquita cada día.

Por otra parte, los cristianos que hay dentro del Proyecto Avalon, recordaron una cita de los Evangelios (Marcos 11:17) en la que el mismo Jesús decía: "¿No está escrito 'Mi Casa será llamada Casa de oración para todas las gentes'?"Cita suficientemente explícita y sugerente.

Por desgracia el Obispado de Córdoba (y todos los medios de comunicación afines) nos vieron como enemigos y no como mediadores (o, como diría William Ury, "tercer lado en el conflicto") e ignoró una y otra vez las sucesivas peticiones de diálogo realizadas desde Proyecto Avalon, sin siquiera dignarse a responder a nuestras cartas.

La camapaña de desinformación de los medios afines al Obispado llegó a decir que el Proyecto Avalon era una organización musulmana (!!!!!!), cuando nuestra organización no se adhiere a religión ni ideología política alguna, y tenemos en nuestras filas a cristianos, musulmanes, budistas, judíos y agnósticos.

Finalmente, y tras pedir a la Junta Islámica que renunciara momentáneamente a sus peticiones (cosa a la que reconciliadoramente accedieron) con la vista puesta en conseguir previamente algo más importante, QUE HUBIERA UN VERDADERO DIÁLOGO INTERRELIGIOSO, llevamos a cabo una oración interreligiosa, con cristianos, budistas y musulamanes, frente a las puertas de la mezquita-catedral, pidiendo en una gran pancarta la RECONCILIACIÓN, además de un DIÁLOGO INTERRELIGIOSO AUTÉNTICO Y PERMANENTE, más allá de los birndis al sol de los encuentros de los grandes líderes religiosos.

La polémica había llegado al punto que estuvimos acompañados por la policía y por un pequeño grupo de jóvenes neonazis, además de por varias decenas de periodistas de todos los grandes medios nacionales.

 

Si deseas saber en qué terminó todo esto, abajo tienes un editorial de nuestra página web escrito tres meses después de la polémica oración. También puedes ver los Documentos Adjuntos que tienes enlazados en la columna de la izquierda.

 

 

 

 

 






"PARA TODAS LAS GENTES"

 

Editorial de la website del Proyecto Avalon publicada el 25 de abril de 2007

 

Hace escasamente tres meses, el Proyecto Ávalon se vio envuelto en una agria polémica. El apoyo que prestáramos a la propuesta de la Junta Islámica de hacer de la mezquita-catedral de Córdoba (declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad) un templo abierto donde cualquier ser humano, sea cual sea su religión, pudiera hacer oración a título individual, se entendió erróneamente como una toma de posición junto a uno de dos bandos enfrentados: la Junta Islámica y el Obispado de Córdoba.

1 de febrero de 2007: oración interreligiosa ante la mezquita-catedral de Córdoba

1 de febrero de 2007: Oración interreligiosa ante la mezquita-catedral de Córdoba


Nuestras aclaraciones y nuestros intentos de mediación se desoyeron, y tampoco obtuvieron respuesta las cartas que dirigimos al obispo de Córdoba, Don Juan José Asenjo, verdaderos ruegos en los que le pedíamos que encabezara la oración interreligiosa convocada para el día 1 de Febrero frente a la mezquita-catedral, sugiriéndole que invitara a entrar a los participantes en el recinto sagrado. Posteriormente, intentando crear una situación propicia para el diálogo entre el Obispado y La Junta Islámica, le propusimos a esta última que aparcara momentáneamente su propuesta y que hiciera verdaderos gestos de distensión, cosa a la que accedieron. Pero, por desgracia, el Obispado de Córdoba desestimó tanto nuestros ruegos como los gestos de la Junta Islámica.

A la vista de que el pretendido diálogo interreligioso se está limitando a unos cuantos encuentros anuales entre grandes líderes religiosos, más dirigidos a los medios de comunicación que al hecho de establecer un diálogo profundo y fructífero, y constatando que no existe un verdadero diálogo cuando realmente se hace necesario, es decir, ante situaciones conflictivas, el Proyecto Ávalon, sin dejar de apoyar la hermosa y fraterna propuesta de la Junta Islámica, cambió el objetivo y el lema de la oración interreligiosa del 1 de Febrero, para pedir un diálogo interreligioso auténtico y permanente entre los líderes espirituales, con agenda de fechas y temas a tratar. Con ello, estamos convencidos, se evitarían muchos conflictos y se darían pasos ejemplarizantes hacia el encuentro entre los fieles de religiones enfrentadas durante siglos. Con ello, en definitiva, estaríamos dando pasos hacia la paz.

Por desgracia, el Obispado de Córdoba no aceptó la sugerencia, emitiendo un comunicado en el que se desmarcaba de la oración del día 1 de Febrero, desconfiando de la invitación, por si «detrás pudiera haber alguna otra intencionalidad», y rechazando una vez más la propuesta de permitir la oración, a título individual, dentro de la mezquita-catedral, a personas de otras confesiones, esgrimiendo el dicho popular de «cada uno en su casa, y Dios en la de todos».

Lamentable respuesta la del Obispado de Córdoba, que recurría a dichos populares que fomentan la separación y el distanciamiento, cuando más a mano, en las propias Escrituras, podrían haber encontrado mucha más inspiración. Como en el Evangelio de Marcos, capítulo 11, versículo 17, donde el mismo Cristo dice: «¿No está escrito: Mi Casa será llamada Casa de oración para todas las gentes

Aún con todo, el Proyecto Ávalon siguió adelante con la oración ante la mezquita-catedral del 1 de Febrero, bajo el lema, «Por la reconciliación. Por un diálogo interreligioso auténtico y permanente», y evitando congregar a más personas de las estrictamente necesarias, para que no se entendiera como una posición de fuerza sino, simplemente, para hacer patente el gesto que se pretendía.

La tarde del día 1 nos reunimos frente a la Puerta del Perdón de la mezquita-catedral de Córdoba 11 personas, cristianos, budistas y musulmanes, con rosas blancas en las manos como símbolo de paz y de reconciliación; y, tras diez minutos de oración (y ante el «marcaje» de un grupo de skin-heads), pusimos las rosas junto a la Puerta del Perdón, tendiendo la mano, aun con todo, al Obispado de Córdoba.

 

Podríamos haber congregado a cientos de personas, pero no queríamos que se entendiera esta acción como un desafío, sino como una invitación y una protesta no-violenta frente a la sinrazón

Podríamos haber congregado a cientos de personas, pero no queríamos que se entendiera esta acción como un desafío, sino como una llamada de atención y una protesta no-violenta frente a la sinrazón

Pero el Cielo (Dios, la Vida, el Ser, cada uno le llame como considere mejor) tiene formas extrañas de conceder sus bendiciones y, casualmente, ese mismo día, el día en que se hacía la oración frente a la mezquita-catedral, el propio Papa Benedicto XVI emitía un comunicado que venía a dar un espaldarazo a nuestra iniciativa. En este comunicado, el Papa decía:

 

«Judíos, cristianos y musulmanes estamos llamados a reconocer y a desarrollar los lazos que nos unen… con el fin de dar un nuevo impulso al diálogo interreligioso e intercultural, mediante la búsqueda común y la difusión de aquello que en nuestros patrimonios espirituales respectivos contribuye a reforzar los lazos fraternales entre nuestras comunidades de creyentes. (…) La relectura y, para algunos, el descubrimiento de los textos que son sagrados para tantas personas nos obligan al respeto mutuo, en el diálogo confiado. Los hombres de hoy esperan de nosotros un mensaje de concordia y de serenidad, y la manifestación concreta de nuestra voluntad común de ayudarles a realizar su aspiración legítima a vivir en la justicia y en la paz. 

 

»Con todos los hombres de buena voluntad —continuaba el Papa—, aspiramos a la paz. Por eso, repito con insistencia: la búsqueda y el diálogo interreligioso e intercultural no son una opción, sino una necesidad vital para nuestro tiempo.» (Para más información, véase la noticia íntegra en Documentos Adjuntos, arriba a la izquierda.)

Hemos guardado silencio desde este día, pero no hemos estado ociosos. Como ya anunciáramos en su momento, pretendemos seguir realizando oraciones interreligiosas por un diálogo auténtico y permanente, en definitiva, por la paz. Y otra vez nos ponemos en marcha para realizar una nueva oración, esta vez en una sinagoga de Barcelona, con la inestimable ayuda del rabino Rubén Sternschein, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Esperemos que este gesto, y otros gestos similares que iremos desgranando con el tiempo, desmientan definitivamente la idea que algunos medios de comunicación afines al Obispado de Córdoba lanzaron cuando hablaron del Proyecto Ávalon como de una «organización musulmana».

Remedando frases de antiguas paranoias, no nos paga el oro de Moscú (en este caso, de Ryad). Somos una ONG pequeña y con escasos recursos económicos, integrada por cristianos, judíos, musulmanes, budistas y ateos (sí, ateos también), todos ellos dispuestos a convivir en hermandad y a transmitir esta hermandad a su alrededor. Nos sabemos vulnerables y pequeños, y sabemos que frente a nosotros pueden alzarse unos medios de comunicación y un poder ante los cuales no podríamos hacer gran cosa (al menos, gran cosa visible). Pero, como ya indicara Gandhi, cuando se esgrime satyagraha, la fuerza del alma, la fuerza de la verdad, se plantan unas semillas que, más pronto o más tarde, derribarán los recios muros de la incomprensión y la separación, de los intereses creados y los poderes temporales.

Nos gustaría poder contar con los representantes religiosos, con las jerarquías de las distintas religiones, en este trabajo de hermandad y de paz. Pero si, como ocurrió en Córdoba, los intereses personales o institucionales, esos intereses temporales (que no espirituales) que atraviesan los siglos en unas y otras religiones, les impiden colaborar en la creación de una verdadera hermandad entre religiones y creencias, no dejaremos por ello de hacer nuestro pequeño trabajo de siembra reuniendo a los «fieles de base» de las distintas religiones, a las personas de verdadera buena voluntad que ponen el amor y la hermandad por encima de sus propias creencias, que viven el espíritu de su religión por encima de la letra, de los dogmas y de las condenas.

Al fin y al cabo, estaremos trabajando por esa «necesidad vital de nuestro tiempo» de la que habla el Papa.

Antonio Cutanda - "Grian", director del Proyecto Avalon